La muñeca empatica ya ha llegado a Residencia Jubany